La Casa Maday comienza a acoger mujeres víctimas de violencia de género

La Casa Maday comienza a acoger mujeres víctimas de violencia de género

La Consejera de Igualdad, Diversidad y Transparencia del Cabildo de Gran Canaria, Sara Ramírez, efectuó una visita a la casa de acogida terapéutica para mujeres víctimas de violencia de género con problemas de adicciones del Proyecto Maday, con el objetivo, según ella misma señalaba, “de conocer directamente la implementación de los servicios con los que cuenta la Red Insular de Atención a Víctimas de Violencia de Género, especialmente en esta Casa donde se ofrece un espacio de seguridad y autonomía para víctimas de violencia de género y recuperación de sus problemáticas de adicciones”. Asimismo, la Consejera concluyó indicando que “desde este mes comienza a acoger mujeres, a sus hijos e hijas, con el objetivo de ofrecerles una atención lo más especializada posible”.

La consejera ha estado acompañada por el Presidente de la Fundación Yrichen, Jorge Hernández, y por el equipo de la Fundación durante su recorrido por las instalaciones, de las que no se desvelará su ubicación por motivos de seguridad de las mujeres víctimas de violencia de género, y ha podido conversar con las profesionales que tratarán directamente con las residentes y conocer los recursos de los que dispone la Casa para superar este proceso al que se enfrentan las mujeres.

Este recurso alojativo se presentó en julio conjuntamente con el Instituto Canario de Igualdad, que financia parte del proyecto, y que desde este mes de octubre estará operativo para empezar a acoger a mujeres víctimas de la violencia de género y con problemas de adicciones. La Fundación Canaria Yrichen, que cuenta con una amplia experiencia ayudando a personas a superar sus adicciones, será la responsable de esta doble intervención a las residentes y sus familiares.

Durante su estancia en esta casa terapéutica, que responderá a las necesidades habitacionales de las víctimas, se les proporcionará atención personalizada a nivel educativo, psicológico y médico, además de recursos jurídicos y económicos que cubran las necesidades específicas de las mujeres que así lo requieran.

Deja una respuesta