El Cabildo de Gran Canaria devuelve al Cenobio de Valerón su estado original y recupera piezas arqueológicas que se malograron en intervenciones de los años 70

El Cabildo de Gran Canaria devuelve al Cenobio de Valerón su estado original y recupera piezas arqueológicas que se malograron en intervenciones de los años 70

El Cabildo de Gran Canaria ha hecho posible, con una inversión de 290.225 euros de la Consejería de Presidencia y Patrimonio Histórico que dirige Teodoro Sosa, la intervención que se desarrolla en el Bien de Interés Cultural (BIC) Cenobio de Valerón, en Santa María de Guía, para, entre otros objetivos, devolver a su estado original el yacimiento arqueológico, así como recuperar las piezas que pudieron quedar enterradas debido a intervenciones anteriores. Una actuación con la que se pretende fomentar y potenciar los valores del que es el principal almacén prehispánico de la Isla.

“Se trata de una de las intervenciones arqueológicas más importantes desarrolladas en los últimos años en Gran Canaria, dada la especial significación del Cenobio de Valerón dentro del patrimonio arqueológico indígena, histórico y cultural de nuestro pueblo”, manifestó el presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales durante la visita que realizó hoy a la zona, en compañía del consejero de Presidencia y Patrimonio, Teodoro Sosa, y del director insular de Patrimonio Histórico, Sebastián López, así como el alcalde de Guía, Pedro Rodríguez, y varios concejales y concejalas del municipio norteño.

Y es que el Cenobio de Valerón es uno de los yacimientos arqueológicos más emblemáticos de Canarias, a la par que uno de los de mayor interés de Gran Canaria. Se trata de un lugar de almacenamiento, un impresionante granero fortificado realizado y utilizado por la antigua población de Gran Canaria hace más de 800 años, que fue declarado BIC en 1978.

Como explicó el presidente Morales, el Cenobio fue sometido a distintas intervenciones a mitad del siglo pasado y, en los años 70, con el fin de facilitar su acceso público y su uso turístico, se realizaron obras de acondicionamiento que, si bien facilitaron el disfrute de las y los visitantes, también implicaron la ocupación de parte del enclave, lo que incidió de forma negativa en la contemplación del Bien y comprometió la integridad de algunos de sus elementos.

“Fue una intervención muy dura, que supuso un enorme daño para el patrimonio”, remarcó el presidente insular. “Se trataba de un yacimiento abierto, fortificado y, para hacer más fácil la accesibilidad a las personas que venían a visitarlo, se construyó una pasarela que invadió una gran parte del mismo”, detalló.

Subsanar esos daños es uno de los motivos por los que el Cabildo de Gran Canaria desarrolla esta iniciativa, que forma parte del programa de Inversiones para la Recuperación Social y Económica de Gran Canaria 2020 encaminadas a la Renovación de los centros de interpretación del Patrimonio Cultural de la Isla, y que dotó el Ayuntamiento de Santa María de Guía de una subvención de esos 290.225 euros para ejecutar el proyecto ‘Instalaciones, recursos, soportes y contenidos del Centro de Interpretación del Cenobio de Valerón’.

En concreto, en esta intervención se procederá a eliminar la plataforma por la que, actualmente, acceden las y los visitantes para contemplar el yacimiento desde su zona frontal, con el fin de recuperar la orografía original del enclave.

De forma paralela, se lleva a cabo una excavación encaminada a la recuperación, análisis y estudio de los materiales arqueológicos localizados en los rellenos que se utilizaron para construirla, puesto que las y los técnicos del Servicio insular de Patrimonio Histórico tienen constancia, por informaciones de personas que trabajaron en la construcción de dicha infraestructura, de que se usaron los depósitos arqueológicos del interior del granero y sus silos como material constructivo para ejecutar la obra.

El estudio de los restos arqueológicos asociados a los silos y cuevas del granero localizados en esos rellenos permiten acceder a una información de un enorme interés histórico, en aras de conocer las actividades desarrolladas por las comunidades prehispánicas en esta zona, de la que existe muy poca documentación arqueológica. “Todo lo que ha aparecido y lo que hay detrás de esta intervención, sin duda, nos lleva a confirmar que estamos ante uno de los grandes yacimientos que encierran la huella y el legado de los primeros pobladores de Gran Canaria y pasarán a formar parte del legado patrimonial de Gran Canaria”, apostilló Antonio Morales.

De este modo, la eliminación de la plataforma y la excavación arqueológica suponen recuperar la pendiente original y parte del yacimiento que quedó oculto bajo las obras realizadas en los 70, con lo que se restaura la integridad y la autenticidad del Bien, y se mejoran sus condiciones de conservación.

Y, finalmente, se instalará una pasarela en voladizo, que afectarán mínimamente al suelo del yacimiento arqueológico y que abre el acceso al Cenobio. Esta estructura quedará integrada en el actual diseño del Centro de Interpretación y se configurará como una estructura metálica con un pilar central y muros de apoyos laterales. Una pasarela que elimina el impacto visual que causa la plataforma edificada en 1974 y que mejora la percepción, contemplación y disfrute público de uno de los graneros comunales fortificados más importantes de Gran Canaria y uno de los yacimientos arqueológicos más emblemáticos del Archipiélago.

Por su parte, Valentín Barroso, codirector de Arqueocanarias, empresa que gestiona el Cenobio de Valerón y que realiza los actuales trabajos arqueológicos, especificó que esta nueva pasarela, que se prevé que estará instalada en tres o cuatro meses, hará posible que las y los visitantes aprecien el precipicio sobre el que se encuentra el yacimiento y que ocultó la plataforma.

Además, hizo hincapié en que en el análisis del relleno de la actual estructura, se están hallando pintaderas, ídolos, molinos, morteros y otros elementos arqueológicos de una calidad excepcional. A este respecto, indicó que “estos materiales nos están dando una información muy importante, para poder interpretar este espacio y otros graneros que existen en Gran Canaria”, remarcó. En este sentido, puso de relieve que se ha dado con numerosas piezas de cerámica pintada y decorada de calidad, junto a elementos de vidrio volcánico de grandes dimensiones, que les llevan a plantearse nuevas hipótesis sobre el yacimiento.

Deja una respuesta